The following post was written by Zayra Pola Ocasio, International Admissions Online Ambassador of Berklee College of Music.

La musicalidad no es algo que se pueda medir. De seguro que significa que puedes tocar bien tu instrumento, pero de ninguna manera significa que eres un músico. Un músico es alguien que no sólo puede tocar, sino que además puede comprender, escribir, interpretar y sentir la música. Los músicos también pueden tocar con otros músicos debido a sus conocimientos y habilidades. Un músico debe saber acerca de todos los aspectos de la música, además de que debe de tener la habilidad de escuchar.

Pasos

Aprende la teoría de la música. La teoría de la música puede cambiar la forma en la que tú escribes o tocas música. Esto abre tu mente a todas las posibilidades y opciones diferentes que tienes. Además la teoría de la música es universal, la mayoría de los músicos deberían saberla. Esto hará que las cosas sean más fáciles de explicar. Por ejemplo, decirle a alguien que toque un acorde de  C mayor es más fácil que decirle donde poner cada dedo.

Mejora tu ritmo. Mantener el tiempo es muy importante, ya sea que estés tocando con otra persona o tú solo. Tener mal ritmo hará que la pieza musical suene mal aunque estés tocando las notas correctas. No tienes que ser exacto, pero tanto como puedas mantener el tiempo sin acelerarte o retrasarte estará bien.

”Toca con otras personas”. Tocar con otras personas te forzará a mantener el tiempo, además de que te dará experiencia y te dará más confianza en tus habilidades. Y sobre todo, tocar con otras personas es mucho más divertido que tocar tú solo. Unirte a una banda también será muy bueno.

Aprende a tocar más de un instrumento. Esto te ayudará a abrir tus horizontes. Si un guitarrista comienza a tocar el bajo, el guitarrista comenzará entonces a darse cuenta del papel que juega el bajo. Así que la siguiente vez que el guitarrista tenga que escribir una línea para el bajo tendrá una mejor idea de cómo escribir una más efectiva.

Interpreta. Para poder interpretar necesitas conocer la música que estás tocando de pies a cabeza en caso de que algo salga mal. La mayoría de los intérpretes requieren de memorizar sus piezas. Tener buena memoria te ayudará, ya que siempre sabrás que estás tocando, además de que te permitirá tener más confianza en tu música.

Sé expresivo. Una cosa es aprenderte las notas y el ritmo, y otra cosa es expresar la música. Esto probablemente sea lo más difícil de hacer, debido a que la expresión es diferente en cada quien. Intenta eligiendo una canción lenta; estas tienden a tener muchos significados escondidos dentro de las notas. Después de que te acostumbres a las canciones lentas, intenta con unas más rápidas; estas son un poco más difíciles ya que necesitan buena velocidad, tiempo y articulación precisa. Pero recuerda, demasiada expresión te hará sonar un poco cursi.

Cosejos:

  • Utiliza un metrónomo si estás teniendo problemas para mantener el tiempo.
  • Lleva el ritmo con tu pie. Por ejemplo, cuando toques en tiempos de 4/4, mantén el ritmo por cuartos. Cuando toques en 6/8, puede que prefieras tocar en el ritmo 1 y 4 (UNO dos tres CUATRO cinco seis).
  • Amplia tus horizontes musicales. Escucha música que no sueles escuchar. Cada género de música tiene algo especial que lo hace magnífico.
  • Ten un instrumento principal. Aunque deberías saber tocar más de un instrumento, ten un instrumento principal que sea tu fuerte.
  • Escucha con cuidado a tu sonido y analiza las notas que no suenan del todo bien. La mayor parte del tiempo es algo físico, como golpear una tecla indeseada o hacer mal el cambio de notas.
  • No olvides ponerle dinamismo y “forma” a tu música, en lugar de tocar todas las notas exactamente iguales. Intenta encontrar las frases más significativas de la música, adelantando y retrocediendo. Esta es una de las cosas que le dan carácter a la pieza.
  • Grábate tocando y escucha la grabación para encontrar cualquier error que no te hayas dado cuenta que estás cometiendo.